12:45 Hs I Domingo 25 de Junio de 2017
Login
Contacto El Periódico Inicio

 

Política / Viernes 2 de Junio de 2017

Día a día lo que ocurrió en Malvinas y en el mundo, durante el conflicto armado. 1º de Junio

COMPARTIR ESTA NOTA
0_malvinas-desembarco.jpg

Primera noticia

- A las 12,45 horas hizo su arribo a la Bahía de Puerto Argentino, el Buque Hospital A.R.A “Bahía Paraíso”. Se embarcarán los heridos que se encuentran en Puerto Argentino y con posterioridad se reunirá, en un lugar a coordinar por los respectivos Comandantes, con el Buque Hospital inglés “Uganda”, donde transbordará los heridos propios que éste tiene a bordo. - El Ministerio de Defensa Británico ha reconocido la existencia de un ataque aéreo argentino sobre el Portaaviones HMS “Invencible”, minimizando las consecuencias de la acción y sin dar información sobre daños personales y/o materiales. - Londres: Aquí se informó que las tropas británicas, luego de controlar los puntos más cercanos a Puerto Argentino (a unos 15 kilómetros), quedaron en una posición “ideal” para lanzar el ataque decisivo contra las fuerzas argentinas.

- El monte Kent (468 metros de altura) cayó en poder de los ingleses después de una acción que dejó “algunos muertos argentinos” y “pocos heridos británicos”, relataron los periodistas desde el frente de operaciones. Sin embargo, conjeturaron que el ataque final no comenzaría de inmediato, sino que se esperaría el resto de las fuerzas británicas.
- Fuentes militares inglesas dijeron ayer que además del monte Kent, las tropas británicas también capturaron la estancia House y la colina Dos Hermanas.
- La Habana: Catorce países latinoamericanos que asisten a la reunión del Movimiento de No Alineados consideraron una propuesta para condenar a Gran Bretaña “por su agresión colonialista” a la Argentina. El anteproyecto demanda al gobierno de Estados Unidos que cese toda asistencia y colaboración militar al Reino Unido.
- Santiago: Chile está dispuesto a ofrecer ayuda médica, humanitaria y de transporte a través de sus puertos a la Argentina.

 El derribo del Hércules TC-63 de la Fuerza Aérea Argentina

En cumplimiento de la Orden Fragmentaria 2258, el Hércules TC-63 se alista en las primeras horas para realizar uno de los llamados “vuelos locos”: exploración y reconocimiento marítimo al Norte de Malvinas. Una misión de alto riesgo dada la situación táctica del momento. Se estima que el primero de ésta clase de vuelos sucedió el 26 de Mayo con el indicativo “Loco” a cargo del TC-64. La táctica utilizada para la detección de objetivos navales aún hoy congela la sangre:
Vuelo rasante sobre el mar a 590 km/h hasta una posición determinada, allí una rápida trepada con 30 grados nariz arriba hasta alcanzar los 10.000 pies, encendido del radar, dos a tres barridos para detectar blancos y rápido descenso para plancharse nuevamente sobre el mar con un cambio de rumbo de 45 grados. Cada maniobra se repetía cada 20 a 30 minutos y el patrón de vuelo asemejaba a una doble v (W), patrón conocido también como “dientes de perro”.
Un elemento resultó vital para éstas misiones y fue el sistema de identificación amigo-enemigo (IFF). Si el mismo se activaba, era señal que el Hércules estaba siendo iluminado por un radar, el paso siguiente era detectar la posición del mismo. Entonces se ascendía, se buscaba el emisor o blanco con el radar meteorológico, se determinaba su posición mediante los navegadores inerciales y se transmitía la posición, aunque casi siempre el procedimiento debía repetirse para confirmar la posición de los blancos, hecho que volvía exponerlos a un ataque.
La situación Táctica 
Para fines de Mayo, los ingleses ya se habían consolidado en San Carlos y comenzaban su avance hacia Puerto Argentino. El día 30 de Mayo se determinó que los Harriers ya operaban en una base improvisada en San Carlos, hecho de singular importancia porque no sólo podrían realizar misiones de apoyo cercano sino también frenar cualquier vuelo argentino desde el continente hacia Puerto Argentino. Para confirmar las sospechas y fijar la posición estimada de la base, se fija una táctica que consistía en utilizar un par de Mirage III como señuelos y así el radar de Malvinas determinaba la posición aproximada de despegue de los Harrier’s británicos para luego coordinar un ataque a dicha base de despliegue.
La misión fue un fracaso. En la madrugada del 31 de Mayo el radar de Malvinas recibe el ataque de un bombardero Vulcan armado con misiles antirradar Shrike. Para evitar la destrucción, el radar es desconectado. Sin embargo los dos Mirage III con el indicativo “Pitón” despegaron de Río Gallegos rumbo a Malvinas y a sólo 10 minutos de vuelo se les ordenó regresar ante la no disponibilidad del radar. Por la tarde, los mismos Mirage intentaron nuevamente la misión pero no pudieron tomar contacto con el radar de Malvinas y la misión nuevamente se frustró.
Para el Martes 1º de Junio, en las primeras horas de la madrugada (04:50) dos Canberra (Indicativo Huinca) bombardean posiciones inglesas en Monte Kent. A sólo cinco minutos del ataque, el CIC (Centro de Información y Control de Malvinas) detecta dos Sea Harriers que intentan dar caza a los Canberra. La persecución dura unos 20 minutos y luego de múltiples enlaces se logra informar a uno de los Canberra que eran perseguidos por Sea Harriers. Con maniobras evasivas, eyectando los depósitos auxiliares y lanzando chaff, los Canberra logran eludir a los británicos. A las 07:58 el CIC detecta la presencia de nuevas PAC (Patrullas Aéreas de Combate) de Sea Harriers.
A las 06,30 hs el Hércules TC-63 con el indicativo Tiza despega desde Comodoro Rivadavia pero algunos problemas técnicos lo obligan a regresar y recién vuelve a despegar a las 08,53. Al mando del Hércules se encuentra el Capitán Rubén Martel, secundado por Capitán Carlos Krause como navegador el vicecomodoro Hugo Meisner; completando la tripulación los CP Miguel Cardone, CP Carlos Cantezano, SP Julio Lastra, y SA Manuel Albelos. La OF 2258 los llevará a sólo 100 Kilómetros al Norte de Malvinas.
Momentos antes el Hércules TC-66 aterriza en Puerto Argentino y más tarde regresa al continente. La operación es detectada por los británicos que ponen en el aire varias PAC que se posicionan en las proximidades de San Carlos; en tanto al Oeste de Malvinas, cerca de los islotes que conforman las llamadas Islas Cebadles, es destacada la fragata británicas HMS Minerva para vigilancia aérea.
 Hacia esa zona se dirigía el TC-63. Se desconoce si la tripulación tenía conocimiento de la intensa actividad británica que estaba sucediendo en ésos momentos. Se estima que no ya que el silencio radial era vital para la seguridad de la misión.
El derribo del TC-63
El TC-63 ya había cumplido su primer recorrido a las 10,25 hs y unos diez minutos después completó el otro cambio de rumbo acercándose a Malvinas por el Norte, a unos 40 kilómetros del Estrecho de San Carlos.
En uno de los ascensos, el Hercules fue detectado por el HMS Minerva quien transmitió la información a una PAC de Sea Harrier’s que se encontraban en las proximidades. La sección la integraba el teniente Niguel David “Sharkey” Ward y el teniente Steve Thomas. Como ambos contaban con poco combustible, fueron directamente vectoreados hacia el blanco. Ward a bordo del Sea Harrier XZ451 localizó al Hercules con su radar Blue Fox. Una capa de nubes no le permitía tomar contacto con el avión, entonces Ward descendió y Thomas se mantuvo a algo más de 3.000 pies.
A pocos segundos localizó al Hércules a unos 10 kilómetros por delante, volando en rasante. Para entonces los integrantes del TC-63 conocían que habían sido detectados, pero ignoraban la inminencia del ataque. De hecho los reportes indican que el Hércules volaba hacia el Oeste, con 200 pies de altitud; recto y nivelado o sea sin intentar realizar alguna maniobra evasiva.
Luego, Ward informó que tenía un Hércules a la vista, a distancia de seis millas aproximadamente, y descendí para reunirme con él. Salí de las nubes justo para ver un misil que dejaba su avión, y directo al frente divisé al Hércules volando a 200 pies en vuelo recto y nivelado. Estando escaso de combustible, Ward había lanzado su misil fuera de alcance que, sorpresivamente, perdió impulso y cayó al agua.
Se acercó más y lanzó el segundo misil, que impactó entre los dos motores de la derecha e inmediatamente se incendió. Al continuar su relato, Thomas descubre, en pocas palabras, la inhumana actitud de Nigel Ward, un Comandante de Escuadrón que violó toda ética guerrera y toda regla de combate, escrita o no escrita. El C-130H todavía se mantenía, entonces Ward se acercó aún más y vació sus cañones de 30mn en él. El Hércules entró en una espiral picada hacia la izquierda, sin control, el ala tocó en el mar, viró sobre sí mismo y se desintegró.
Los siete tripulantes del TC-63 jamás fueron encontrados y De la Colina fallecería seis días después... pero esa es otra historia.
El TC-63, luego del impacto del 2do. misíl ya se encontraba totalmente inutilizado, fuera de combate. En ése estado no llegaba ni siquiera a las islas (lo más cercano); por el riesgo de perder totalmente el plano derecho en cualquier momento.
El británico, en su afán por sumar un “derribo” más, vació toda su munición de 30 mm sobre el Hércules. Negándole al Comandante del avión, la única posibilidad de sobrevivencia; la de amerizaje. Emergencia en la cual hay que tratar de posar en el agua, lo más suavemente posible y evacuar la tripulación. Dada la estructura del mismo, da oportunidad de flote unos minutos, para la evacuación.
El relato del numeral, después del ARR, dio lugar a una investigación más profunda y según información que me llegó, fue dado de baja y quitado las condecoraciones. Hace unos años atrás, hizo llegar una corona para ser colocada en el cenotafio del TC-63 en Palomar, pero se ordenó su retiro, como queriendo “disculparse” por lo que hizo.
 


 
Martes 1º de Junio de 1982 (Página Oficial de la FAA)

El parte meteorológico
En el continente, sur de la Patagonia y Tierra del Fuego, un centro de alta presión situado al norte de Malvinas producía aire húmedo sobre la costa central y norte, con nubosidad baja techos entre 100 y 300 m. Lloviznas reducían la visibilidad entre tres y ocho kilómetros. Vientos del sector este entre ocho y diez nudos. En Malvinas, el centro de alta presión mencionado produjo algunas nubes con techos entre 600 y 900 m. Vientos variables intensidad diez nudos. Orientados en horas de la tarde del sector noroeste.
La FAS en la primera hora
A las 03:59 horas despegaron los Canberra MK-62 para ataque a objetivos terrestres en Monte Kent, en 51º 41' S / 58º 10' O:
Tres Canberra MK-62, indicativo "Huinca", armado con tres MK-17. Tripulación Nº 1: (B-108) Mayor Jorge Chevalier, primer teniente Ernesto Lozano; Tripulación Nº 2: (B-105) Capitán Carlos Bertoldi, primer teniente Juan Reyes; Tripulación Nº 3: (B-109) Capitán Eduardo García Puebla, primer teniente Jorge Segat.
En la ruta de ida y desde el punto 1 (51º 40' S / 58º 00' O) regresó el Nº 2 (no trasvasaba el tanque ventral). Arribó a Río Gallegos a las 05:44 hs. Los restantes continuaron y bombardearon a las 04:50 hs, confirmando las explosiones.
Detectados, despegó un Sea Harrier del 800 Sqdn (Ten MC Harg) que, a las 04:55 hs fue detectado por el radar Malvinas en R 030º a 20 MN. No existió comunicación del CIC con la escuadrilla "Huinca". En realidad el CIC estaba operando con el radar de Ejército y no tenía enlace con las aeronaves debido al ataque del Vulcan del día anterior. El CIC avisó a la FAS; ésta, por medio del CIC Río Gallegos se comunicó con el "Huinca 2" que regresaba y éste hizo de retransmisor a los otros aviones.
Eran ya las 05:25 hs. En este lapso el Harrier se había acercado y perseguía a la Sección "Huinca". Esta escuadrilla, en lateral Darwin, a 4' después del objetivo material, observó un misil que venía desde abajo y a la derecha. Lanzaron bengalas, tanques de punta de plano y realizaron viraje de evasión.
No se habían percatado que los perseguía un interceptor, pero las maniobras evasivas que ejecutaron para evadir los misiles lanzados desde tierra, sirvieron eludir a los Harrier. Los Canberra MK-62 retornaron seguros a Río Gallegos donde arribaron a las 06:30/06:45 hs.
Del libro "Falkland Air War" de la Royal Navy 
El Lt Andy Mc Harg (RN) en el ZA 177 fue lanzado del portaaviones HMS Hermes a las 04:39 horas el 1º de junio para ser vectoreado hacia un grupo de aviones no identificados, volando a alto nivel que se apreciaban en Nº de 4, aproximándose a la isla Soledad desde el sudoeste.
Cuando Mc Harg estuvo a distancia de tiro de los intrusos, se percató de la lejanía de su buque y los aviones estaban al norte de Monte Kent con rumbo norte. Se acercó hasta cuatro millas de unos de ellos y lo identificó como un Canberra. En ese momento el piloto eyectó sus tanques de punta ala, lanzó chaff y se dirigió al continente tan pronto como pudo por la ruta más corta. Debido a su estado de combustible Mc Harg no intentó darle caza. A su pesar, debió retornar y fue recobrado a las 05:55 hs. El avión del que estuvo tan cerca, era en efecto, uno del grupo 2 Canberra que había decolado de Río Gallegos para un bombardeo nocturno a Monte Kent.

El derribo del Hercules C-130
Este día el Comando de la FAS centraba su atención en satisfacer los requerimientos de interdicción a las fuerzas terrestres británicas que, en forma no muy detallada, llegaban de Malvinas. El esfuerzo principal recayó en la unidad Canberra MK 62. Asimismo, la FAS buscaba objetivos navales que estimaba más redituables. Con esta finalidad se envió un avión, adaptado a la exploración radar, a la zona noroeste de las islas, donde se presumía operaban los buques enemigos en función de piquete radar. Se ordenó:
Un Hercules C-130, matrícula TC-63 indicativo "Tiza". Misión: exploración y reconocimiento. Despegue de Comodoro Rivadavia hasta los 50º 00' S / 61º 00' O. Tripulación : Capitán Rubén Martel, Capitán Carlos Krause, Vicecomodoro Hugo Meisner, CP Miguel Cardone, CP Carlos Cantezano, SP Julio Lastra, SA Manuel Albelos.
El "Tiza" decoló a las 06:30 pero regresó por fallas. Reparó y volvió a despegar a las 08:53. Arribó al punto previsto a las 10:15. Desde allí inició el recorrido triangular hacia los 50º 48' S / 60º 20' O, al que arribó a las 10:25. Luego siguió a 50º 30' S / 60º 17' O y lo alcanzó a las 10:35 hs. Cuando se dirigía los 50º 30' S / 59º 39' O informó: ...volando a 10.000 pies (nivel de vuelo 100) tal cual lo ordenado, el IFF se enciende por 10'- 7'- 6', se mantiene encendido... ¡Estamos en emergencia! ...Las comunicaciones se cortaron.
La versión inglesa 
Del libro "Air War South Atlantic"
...después del amanecer, el día parecía aburrido y el tiempo, marginal, proveía una excelente cobertura para los aviones de transporte argentinos que desafiaban el bloqueo para llevar pertrechos a Puerto Argentino. En un vuelo, esa mañana un Hercules C-130, del Grupo 1, piloteado por el Capitán Rubén Martel, se asomó (ascendió) al norte del estrecho de San Carlos para hacer una breve búsqueda radar de buques británicos.
"Estabamos tratando de encontrar la flota enemiga para ayudar a los aviones de ataque; era una tarea extremadamente peligrosa de hacer" explicó el Vicecomodoro Alberto Vianna, uno de los superiores de Martel.
Aunque para ese entonces, los Sea Harrier hacían poco contacto con los aviones enemigos, seguían patrullando sobre las islas tan frecuentemente como en las horas de mayores ataques.
Cuando el Hercules emergió sobre el horizonte radar a unas veinte millas al norte de la boca del estrecho, fue detectado por el radar de búsqueda de la fragata Minerva, que estaba operando como buque de control aéreo ese día. Inmediatamente el Lt Cdr Ward y el Lt S Thomas del Sgdn 801 de PAC en el área, fueron vectoreados para la intercepción.
Al aproximarse los aviones al estrecho San Carlos y al estar escasos de combustible, se le ordenó a los buques de asalto Fearless e Intrepid dejar libres sus plataformas de helicópteros, para el caso de ser necesarias el aterrizaje y posterior recarga de dichas aeronaves. Thomas describió la intercepción así: "Sharkey" (Ward) lo tomó en su radar, el avión iba rumbo al oeste. Pensamos que podría ser un Hercules C-130 por su baja velocidad. Ward descendió (entre nubes) para atacar. Yo permanecí sobre la capa de nubes, a 3.000 pies, para el caso de que el avión (enemigo) ascendiera por sobre ella.
Luego Ward informó que tenía un Hercules a la vista, a distancia de seis millas aproximadamente, entonces yo descendí para reunirme con él. Salí de las nubes justo para ver un misil que dejaba su avión y directo al frente divisé al Hercules volando a 200 pies en vuelo recto y nivelado. Estando escaso de combustible, Ward había lanzado su misil fuera de alcance: el misil casi alcanza al Hercules cuando sorpresivamente perdió impulso y cayó al agua.
Para entonces Ward estaba mucho más cerca y lanzó el segundo misil, el cual impactó entre los dos motores de la izquierda (10:50 horas) e inmediatamente se incendió. Todavía el Hercules C-130 se mantenía, entonces Ward se acercó aún más y vació sus cañones en él. El Hercules entró en una espiral picada hacia la izquierda, sin control, el ala tocó en el mar, viró sobre sí mismo y se desintegró."
 


 
Piloto recuperado
Fue hallado el Capitán Mariano Velasco, que se había eyectado el 27 de mayo sobre Gran Malvina (entre Pto. Howard y Fox) y recuperado a Pto. Howard.
Las acciones de los defensores en Malvinas
Los británicos continuaban patrullando preventivamente Puerto Argentino, cada tanto, sin arriesgarse demasiado, lanzaban algún ataque aéreo y cañoneaba a discreción la BAM Malvinas y otros objetivos terrestres. Al mismo tiempo concentraban sus fuerzas terrestres en las faldas del monte Kent.
Entre 01:00/02:00 cañoneo naval sobre posiciones de artillería en la zona de Moody Brook y Two Sisters. El POA Nº 10 debió abandonar su puesto porque fue localizado y sintió los impactos muy próximos.
A las 07:58 se detectaron las primeras PAC. En el día, totalizaron cuarenta salidas.
A las 14:35 un Harrier solitario sobrevoló muy confiado el sector sur del aeropuerto. La batería Roland del Ejército, conducida por el mayor Pla del GADA 601, al comprobar que el avión estaba a más de 6.000 m de distancia, fuera de alcance del sistema, pero que lo tenía bien adquirido por el radar de "tracking" y sobre el mar, anuló el dispositivo de autodestrucción del proyectil. Disparó un misil y alcanzó al Harrier GR.3 del Lt (RAF) Ian Mortimer (XZ- 456) quien se eyectó y cayó al mar. En uno del raros días despejados malvinense, el prolongado descenso del piloto británico suscitó la algarabía de los 8.000 defensores del Puerto Argentino.
A las 14:50 el CIC Malvinas ordenó despegar a un Chinook CH-47 para rescatar al británico. Tras él decoló una sección de IA-58 Pucará. Nº 1: Capitán Jorge Benítez y Nº 2: primer teniente Juan Micheloud.
Del libro "Falkland Air War" de la Royal Navy 
Más tarde, alrededor de las 14:40 horas el Escuadrón 801 perdió un Sea Harrier a causa de un SAM Argentino.
El oficial instructor de guerra aérea Lt Mortimer había despegado del Invencible para un reconocimiento ofensivo al sur de Puerto Argentino.
Estaba en una altura de 10.000 pies y siete millas al sur del aeródromo mirando a lo que él pensaba era un avión en movimiento en la pista cuando vio el resplandor de un misil y su estela de humo, ascendiendo directamente hacia él. Mortimer pensó que no llegaría a su altura pero unos pocos segundos después desapareció, debajo de su avión y la parte posterior del fuselaje de su Sea Harrier explotó cuando el Roland impactó. Afortunadamente se eyectó antes que su avión se desintegrara y sus pedazos cayeran al océano.
Después de lo que le pareció una eternidad (en realidad fueron 10'), acuatizó. Alrededor de las 14:50 hs, cinco millas al sur de Puerto Argentino y abordó su balsa salvavidas. Hizo dos transmisiones (orales) cortas con su equipo en la esperanza que lo escucharían los británicos y no los argentinos. Su transmisión fue escuchada por otros Harrier en PAC y un Sea King del Escuadrón 820 (del HMS Invincible) que partió en su búsqueda. En su transmisión inicial Mortimer había informado su posición estimada. Poco después vio un avión argentino bimotor (posiblemente un Pucará) y un Chinook explorando el área (cinco millas hacia el oeste) donde habían caído los restos de su avión. Luego las aeronaves se dirigieron al este (hacia él) y fue entonces cuando hizo su segunda llamada dando la posición de dichos móviles por si hubiera alguna PAC cercana que los atacara. El avión y el helicóptero lo sobrevolaron sin verlo y se retiraron hacia Puerto Argentino. Todo lo que Mortimer podía hacer entonces era esperar que lo rescataran los británicos... y tuvo que esperar bastante.
Relato del Primer Teniente Micheloud 
Durante el despegue, el Capitán Benítez quedó sin comando de dirección, salió de la pista e impactó con el A-553 estacionado al costado (sin tripulante) dañándose seriamente ambos aviones sin afectar al personal. El Nº 2 alcanzó a despegar. El helicóptero y el Pucará restante, comenzaron la búsqueda, sin encontrar al náufrago pues fueron interrumpidos por órdenes de regreso debido a PAC que se acercaba.

Relato del Suboficial Auxiliar Alvarez 

Aproximadamente a las 15:00 horas, un avión inglés fue alcanzado por un misil sobre Puerto Argentino, alcanzando a eyectarse el piloto, abriéndose su paracaídas en forma normal. Esta acción fue presenciada por la tripulación del Chinook CH-47, H-93: piloto Mayor Oscar Pose, copiloto primer teniente Alberto Beltrame, mecánico SAux H. White, R. Prats, operador SAux J. Alvarez, M. Vera, que despegó de Malvinas a las 16:15 y arribó a las 17:00 hs, en su primer vuelo; luego despegó a las 17:15, y arribó a las 18:00, en su segundo vuelo. El Mayor Pose ordenó nuestro desplazamiento inmediato del lugar donde nos hallábamos (hipódromo de Puerto Argentino) hasta el helipuerto constituido en la cancha de fútbol, cercana al hospital inglés.

Allí se encontraban unos ocho o diez helicópteros del Ejército Argentino con sus tripulaciones.

Una vez en el lugar pusimos en marcha y nos dirigimos hacia la playa de Puerto Argentino, lugar por donde vimos desaparecer al piloto inglés en su paracaídas. Éste hacía su aproximación hacia el agua mientras se alejaba mar adentro por efectos del viento.

Una vez sobre la playa, tropas argentinas presumiblemente de BIM 5 nos hicieron señas en dirección hacia donde vieron desaparecer su paracaídas en el agua. La búsqueda se efectuó bajo el control de radio y radar de Puerto Argentino; se repitió un nuevo patrón, un nuevo acercamiento a la playa y posterior alejamiento (cerca de diez a doce millas de la costa) duración del vuelo cuarenta y cinco minutos, aproximadamente, debiendo regresar por falta de combustible, no pudiendo hallar evidencias del piloto ni su equipo (balsa, salvavidas, paracaídas, etc.).
 


17:00 horas: el jefe de la Batería artillería antiaérea Supefledermaus ordenó el traslado de una pieza 35 mm con el Chinook CH-47 (H-91), y mientras éste se realizaba, hubo alarma roja. Se aceleró el traslado a la nueva posición.
Entre las 23:35/00:10 hs: comenzó el cañoneo naval sobre BAM Malvinas y Moody Brook. Dieciséis impactos sobre el aeródromo.
Relato del Mayor Oliva 
Como vivíamos tratando de hacer cosas que le crearan más dificultades al enemigo, y como nuestra pista era tantas veces atacada para su destrucción, con el riesgo consiguiente para el personal, sugerí al Brig Castellano que la mimetizáramos o simuláramos su destrucción de alguna manera. El brigadier pensó que era complicado y no me respondió ni sí ni no, así que pasados unos días, decidí que había que hacerlo; ya sabíamos que luego de cada ataque los ingleses tomaban fotografías o hacían una evaluación de los resultados. Hablé con el Vicecomodoro Raúl Maiorano (quien luego de ser relevado por el Vicecomodoro Viñals, se quedó voluntariamente, a cargo del Grupo de Construcciones) y le expliqué la idea. Para llevarla a cabo debíamos esperar un próximo ataque inglés a la pista. La espera no fue larga y el grupo puso manos a la obra, simulando cráteres, etc. Posteriormente, estando prisioneros, un inglés le comentó al Vicecomodoro Maiorano que habíamos tenido una idea muy ingeniosa y habían realmente creído que la pista estaba fuera de servicio.
Una vez sobre la playa, tropas argentinas presumiblemente de BIM 5 nos hicieron señas en dirección hacia donde vieron desaparecer su paracaídas en el agua. La búsqueda se efectuó bajo el control de radio y radar de Puerto Argentino; se repitió un nuevo patrón, un nuevo acercamiento a la playa y posterior alejamiento (cerca de diez a doce millas de la costa) duración del vuelo cuarenta y cinco minutos, aproximadamente, debiendo regresar por falta de combustible, no pudiendo hallar evidencias del piloto ni su equipo (balsa, salvavidas, paracaídas, etc.).

En este día ofrendaron su vida al servicio de la patria 
 
Vicecomodoro Hugo César Meisner

Detalle de su última misión:

El derribo del C-130H
Orden Fragmentaria 2258, C-130H, matrícula TC-63, indicativo TIZA. Misión: exploración y reconocimiento. Tripulación: capitán Rubén Martel, capitán Carlos Krause, vicecomodoro Hugo Meisner, cabo principal Miguel Cardone, cabo principal Carlos Cantezano, Suboficial principal Julio Lastra, suboficial ayudante Manuel Albelos. Despegó de Comodoro Rivadavia a las 06:30.
El TIZA decoló de Comodoro Rivadavia a las 06:30, pero regresó poco después por fallas. Solucionó las novedades y volvió a despegar a las 08:53. Arribó al punto V (50°00'S/61°00'O), a las 10:15 e inició, desde allí, el recorrido triangular hacia el punto A (50°48'S/60°20'O), al que arribó a las 10:25. Luego, siguió al punto L (50°30'S/60°17'O), alcanzándolo a las 10:35. Cuando se dirigía al punto B (50°30'S/59°39'O), el más exterior de su recorrido y volando a 10.000 pies (nivel de vuelo 100) tal cual lo ordenado, informó:
El IFF (identification friend or foe - identificación amigo o enemigo) se encendió por 10''-7''-6''-, se mantiene encendido..., e informó luego: ¡Estamos en emergencia!...
Las comunicaciones se cortaron.
A las 10:50, el TC-63 fue interceptado y derribado por una patrulla aérea de combate; cayó en el mar y no hubo sobrevivientes.


Extractado de la "Historia de la Fuerza Aérea Argentina"
Tomo VI: La Fuerza Aérea en Malvinas


Capitán Rubén Héctor Martel
Capitán Carlos Eduardo Krause
Suboficial Principal Julio Jesús Lastra
Suboficial Auxiliar Manuel Alberto Albelos
Cabo Principal Miguel Angel Cardone
Cabo Principal Carlos Domingo Cantezano


 

 

Autor: http://www.fundacionmalvinas.org

Comentarios

Dejanos tu Comentario

 
Nombre y Apellido: *
 
E-mail: *
 
Comentario: *
 
(*) Campos Obligatorios