HABLÓ EL REY DE ESPAÑA

Difusión Miércoles 4 de Octubre de 2017

0_reyfelipeespa-a2.jpg
Rey de España

El rey Felipe VI se dirigió este martes a la nación, en un mensaje televisado, ante los “momentos muy graves” por los que pasa España como consecuencia del proceso independentista en Cataluña.

Casi al mismo tiempo, el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, anunciaba durante una entrevista en la BBC que su Gobierno declarará la independencia de Cataluña "en cuestión de días".

Puedes ver el discurso completo del Rey en este vídeo [6:53 minutos].

El Rey defendió el orden constitucional y la legítima fuerza del Estado como respuesta al desafío separatista del Gobierno de la Generalitat. 

“Determinadas autoridades de Cataluña, de una manera reiterada, consciente y deliberada, han venido incumpliendo la Constitución y su Estatuto de Autonomía, que es la Ley que reconoce, protege y ampara sus instituciones históricas y su autogobierno”, dijo Felipe VI.

La decisiones de la Generalitat relacionadas con el proceso independentista y el intento de celebrar una consulta de autodeterminación “han vulnerado de manera sistemática las normas aprobadas legal y legítimamente, demostrando una deslealtad inadmisible hacia los poderes del Estado” al que la Generalitat representa en Cataluña.

También confortó a la mayoría silenciosa de catalanes que quieren seguir siendo parte de España y están preocupados por las decisiones de las autoridades de la Generalitat: “No están solos, ni lo estarán; tienen todo el apoyo y la solidaridad del resto de los españoles, y la garantía absoluto de nuestro Estado de Derecho en la defensa de su libertad y de sus derechos”, les dijo el Rey.

Felipe VI interpeló además al conjunto de los españoles, para los que tuvo palabras de esperanza, y a los que pidió tranquilidad. “Son momentos difíciles, pero los superaremos”.

PP y PSOE apoyaron el discurso del Rey. 

El portavoz del PP, Pablo Casadodijo que Felipe VI “ha vuelto a comprometerse con la legalidad, porque no puede haber democracia sin ley”.  

El representante del PSOE, Alfonso R. Gómez de Celis, agradeció la intervención del jefe del Estado y subrayó que el PSOE coincide con el discurso en “la defensa de la Constitución, y de la integridad territorial del Estado”. 

El líder de Ciudadanos, Albert Riveracomentó que “España necesita esperanza y liderazgo. El Rey ha dado la cara por todos”.

En la Generalitat no había aún una reacción oficial al discurso del Rey, a la hora de cerrar esta edición.

El secretario de Podemos, Pablo Iglesias fue muy crítico con el discurso: “Como presidente de un grupo parlamentario que representa a más de cinco millones de españoles, le digo al Rey no votado: no en nuestro nombre”.

Quizá olvida o ignora el señor Iglesias que el Rey, en el orden constitucional español, no representa al pueblo, sino al Estado.

Los otros escudos humanos. El presidente Mariano Rajoy ha ordenadoa la Policía y la Guardia Civil que no abandonen los hoteles donde son asediados por la turba que quiere echarlos de Cataluña. Desde el lunes, en ciudades como Calella o Pineda del Mar, de la provincia de Barcelona, una multitud de fanáticos rodea los hoteles donde se alojan los agentes de la Policía y la Guardia Civil desplazados a Cataluña para garantizar las libertades frente al desafío independentista al Estado de Derecho. Los acosadores cuentan con el respaldo y la incitación de alcaldes y líderes políticos del bloque de partidos independentistas. 

La presidenta Soraya Sáenz de Santamaría endureció la retórica oficial y avisó de que el Gobierno no tolerará “comportamientos mafiosos” contra los agentes de la Policía y la Guardia Civil. Y el presidente Rajoy les ordenó que no abandonen los hoteles, por mucho que les quieran echar. 

El problema de estos funcionarios es que no son estadounidenses, ni franceses, ni británicos.

Son españoles, y por eso, los líderes políticos que dicen defenderlos, lo hacen de lejos, en despachos a cientos de kilómetros.

Si en vez de ser de Córdoba, Toledo, Huelva, o Salamanca, los policías y los guardias civiles enviados a la boca del lobo en Cataluña fueran de Nueva York, Seattle o Nueva Orleans, el presidente Obama o el presidente Trump, da igual el partido político, ya los habrían visitado, ya habrían estado físicamente a su lado, y hasta compartido el rancho con ellos.

Pero, aquí, ni el presidente Rajoy ni el líder de la Oposición Pedro Sánchez han hecho el menor gesto hacia unos funcionarios a los que una chusma violenta y xenófoba está cercando como si fueran parias.

Por el contrario, Pedro Sánchez quiere convocar un pleno del Congreso para reprobar la actuación de la Policía y la Guardia Civil frente a los golpistas en Cataluña.

Señor presidente, señora vicepresidenta: si de verdad apoyan a los funcionarios que están siendo acosados, insultados y humillados, es el momento de estar con ellos en Barcelona. No tendrán una ocasión mejor de estar a su lado. 

Vayan a Cataluña, hablen con ellos, compartan su menú, celebren, si es preciso, una reunión del Consejo de Ministros en uno de esos hoteles cutres y cobardes.

Ustedes han enviado a esos agentes a Cataluña a defender el orden constitucional y las libertades de todos. Los metieron en barcos grotescos decorados con personajes de dibujos animados. Los alojaron en hoteles donde son un blanco fácil de los fanáticos. Les ordenaron frenar el golpe de Estado del domingo y, cuando lo hicieron, les mandaron replegarse y los dejaron solos, a merced de los brutos. 

Señor presidente, señora vicepresidenta, dejen de dar lecciones y empiecen a dar ejemplo. 

Ya que no van a aplicar el artículo 155 de la Constitución, ni a restablecer el Estado de Derecho en Cataluña, al menos, dejen de utilizar a los policías y los guardias civiles como escudos humanos de su deshonrosa inhibición. 

Cataluña. La Fiscalía ordenó investigar la expulsión de agentes de la Policía Nacional alojados en hoteles de Cataluña. En Calella y Pineda de Mar, dos municipios de la Costa del Maresme, en la provincia de Barcelona, una multitud cercó los hoteles donde se alojaban los agentes desplazados a Cataluña con motivo del desafío independentista. En el acoso, participaron funcionarios de bomberos, y en el caso de Calella, la alcaldesa presionó a la dirección del hotel para que expulsaran a los policías, o de lo contrario, el Ayuntamiento no le daría la licencia para una reforma que está pendiente de ejecutarse. Los episodios de acoso contra policías y guardias civiles se dieron en distintos lugares de Cataluña. La jornada de huelga general alentada por el Gobierno de la Generalitat transcurrió entre piquetes, cortes de carretera y una concentración multitudinaria en el centro de Barcelona. Las sedes del PP y de Ciudadanos fueron cercadas. La vicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría adoptó un discurso más duro que de costumbre en ella, y advirtió de que no permitirán “comportamientos mafiosos” contra las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado. Mientras tanto, en el flanco político de esta crisis, el presidente comparecerá el próximo día 10 en el Congreso para explicar la gestión de los incidentes durante el simulacro de votación del pasado domingo. La unidad política con el PSOE se agrieta: la portavoz socialista en el Congreso, Margarita Robles, anunció que pedirán a la Cámara la reprobación de la vicepresidenta Sáenz. Miles de ciudadanos están firmando una petición al Gobierno para que active el procedimiento previsto en el artículo 155 de la Constitución, que permitiría al Gobierno tomar el control de la Administración autonómica de Cataluña. El portavoz del PP explicó que su partido  no lo ve como una solución y no tiene previsto dar ese paso.

Fuente: ACTUALL

Dejá tu comentario