Profunda crítica la ideología de género: lleva a la autodestrucción del hombre

Sociedad Viernes 11 de Mayo de 2018

0_papa-ideologia-696x387.jpg

El Papa alerta del peligro de la ‘colonización’ de las conciencias por parte de una ideología que niega que "el hombre existe como varón y hembra". Francisco realiza estas refleexiones en el prólog de un libro de Benedicto XVI que recoge sus refelxiones sobre la libertad del hombre frente al Estado.

El Papa Francisco ha escrito el prefacio de un libro que recoge un gran número de textos de Benedicto XVI sobre la fe y la política en el que critica, una vez más, las colonizaciones ideológicas y en concreto la llamada ideología de género.

“La relación entre la fe y la política es uno de los grandes temas que siempre ha estado en el centro de la atención de Joseph Ratzinger / Benedicto XVI, y atraviesa todo su camino intelectual y humano: la experiencia directa del totalitarismo nazi lo llevó, como joven estudioso, a reflexionar sobre los límites de la obediencia al Estado a favor de la libertad de la obediencia a Dios, escribe el Papa Francisco.

“El profundo contraste, nota Ratzinger, se da, por el contrario (y aún antes que la pretensión marxista de colocar el cielo en la tierra, la redención del hombre en el ‘más acá’), en la diferencia abismal que subsiste en relación con la manera en la que la redención debe suceder: ‘¿La redención se da mediante la liberación de cualquier dependencia, o la única vía que lleva a la liberación es la completa dependencia del amor, dependencia que sería luego la verdadera libertad?’”.

En este sentido, Francisco asegura que lo que hace 30 años escribió el Papa emérito está hoy vigente más que nunca: “Se vuelve a presentar la misma tentación del rechazo de cualquier dependencia del amor que no sea el amor del hombre por el propio ego, por ‘el yo y sus deseos’; y, como consecuencia, el peligro de la ‘colonización’ de las conciencias por parte de una ideología que niega la certeza profunda según la cual el hombre existe como varón y hembra, a quienes ha sido asignada la tarea de la transmisión de la vida;esa ideología que llega a la producción planificada y racional de seres humanos y que –tal vez por algún fin considerado ‘bueno’– llega a considerar lógico y lícito cancelar lo que ya no se considera creado, donado, concebido y generado, sino hecho por nosotros mismos”.

“Estos aparentes ‘derechos’ humanos, que se orientan hacia la autodestrucción del hombre (y nos lo demuestra con fuerza y eficacia Joseph Ratzinger) tienen un único común denominador que consiste en una única, gran negación: la negación de la dependencia del amor, la negación de que el hombre es criatura de Dios, hecho amorosamente por Él a Su imagen y a quien el hombre anhela como la cierva a los manantiales (Sal. 41). Cuando se niega esta dependencia entre criatura y creador, esta relación de amor, se renuncia en el fondo a la verdadera grandeza del hombre, al bastión de su libertad y de su dignidad”.

Fuente: ACTUALL

Nuestra Opinión


A la vez que subimos esta excelente nota, vimos una parte del programa de Hugo Verdera ('El compromiso del laico'), el que no se cansa de denostar al Papa Francisco cubriéndose con un manto de 'tradicionalismo' que tiene muy poco de católico.

Todos tenemos derecho a opinar y no estar de acuerdo con lo que dice o hace el Papa. Pero tenemos que darnos cuenta que es el Vicario de Cristo ('el dulce Cristo en la tierra', según Santa Catalina) y que concentra la unidad de la Iglesia. 

Toda crítica malsana, como la permanente y soberbia reacción de Verdera, sólo trae división y alejamiento que, en definitiva, significa la perdición eterna. 

No hemos escuchado ni un resquicio de verdad en Verdera, sino sólo la insistencia en una postura personal que capta adeptos que encuentran el molde justo para separarse de la común unión. 

Todo parece indicar, que Verdera se inscribe entre los que están en la vereda del enemigo de la Iglesia. Posiblemente tendría que escuchar más las homilías de Santa Marta, para que entienda la gravedad de su acción negativa. Si sólo comentara algo al respecto del tema de la nota, pero parece estar de acuerdo con la imposición de la ideología de género, plan macabro que lleva a la perdición de la humanidad entera. Por eso, quizás, su averción a la Carta post sinodal "Amoris Laetitia", que condena varias veces esta nefasta acción del demonio.

Pero hay veces que resulta inútil pedirle peras al olmo. Lo lamentamos mucho.

Notas relacionadas:

 

Por: Ferreyra Viramonte Luis Fernando
lffv@yahoo.com.ar

Dejá tu comentario