Patricia Aguilar y su infierno en la selva peruana provocado por una secta sexual

Sociedad Martes 22 de Septiembre de 2020

32_patricia-aguilar-fair-use.jpg
Patricia Aguilar

Sale a la luz “Hágase tu voluntad”, el libro escrito por Vanesa Lozano en el que la joven española cuenta por primera vez cómo han sido esos días de aislamiento y calvario en Sudamérica

Fuente: ALETEIA

Fue víctima de la secta sexual en Perú liderada por Félix Steven Manrique, también conocido como «El Príncipe Gurdjieff». Pero logró salir y ser rescatada por su padre junto a su bebé.

Se trata de la joven española Patricia Aguilar, que en 2016 fue captada a través de internet y que recién ahora muchos pueden conocer el infierno que experimentó luego de dos años de aislamiento en la selva peruana.

Esto gracias a la publicación del libro “Hágase tu voluntad” (Alrevés, colección SinFicción) escrito por la periodista española Vanesa Lozano, quien pudo presentar este trabajo luego de muchas horas de conversación con la protagonista.

En ese sentido, reproduce la agencia EFE, en el libro se cuenta el sufrimiento de esta española de 21 años –cayó en manos de la secta cuando tenía 16- y cómo fue el proceso de manipulación para que a los 18 años decidiera viajar a Perú convencida de que había sido elegida para repoblar el mundo” ante la inminente llegada del apocalipsis.

Pero también aparece en el libro la lucha que tenido que lidiar su familia, en especial el rol de su padre, quien finalmente la ha podido regresar a casa.

Detrás del caso de Patricia se esconden un sinfín de situaciones que cobran más actualidad que nunca, en especial los riesgos que pueden representar las redes sociales cuando se exponen públicamente vulnerabilidades de la vida privada, además de aspectos vinculados a abusos, violaciones, entre otros delitos.

Según da cuenta la autora del libro, prosigue EFE– lo que ha querido Patricia –quien si bien ya está recuperada y llevando una vida normal junto a su hija de dos años fruto de la relación con su captor- es dar testimonio de estas cuestiones para que “sirva” a otras eventuales víctimas.

Es que de alguna manera la historia de Patricia tiene final feliz debido a que ha logrado la “desprogramación y lucidez”.

“Todos somos susceptibles de caer en una secta, y la peculiaridad de este caso es que nunca ha habido uno documentado de principio a fin como éste”, cuenta la periodista, quien también de alguna manera enfatiza la valentía de Patricia y le agradece la generosidad de hacer que lo que le pasó pueda prevenir a otros.

Fuente: ALETEIA

Dejá tu comentario