La Iglesia católica reconocerá a los obispos nombrados por el Estado-Partido en China

Sociedad Lunes 24 de Septiembre de 2018

6_china-_nantang.jpg
Celebración de la Palabra en China

El Vaticano comunicó el sábado que el acuerdo alcanzado con el Gobierno de Beijing, después de años de negociaciones, es “pastoral, no político”.

La Santa Sede manifestó su esperanza en que la nueva situación llevará a “la completa comunión de todos los católicos chinos”, una comunidad de doce millones de creyentes en la actualidad. 

Hasta ahora, la Iglesia católica vivía en la clandestinidad en China, mientras que el Estado había promovido una oficialista Iglesia católica Patriótica que el Vaticano no reconocía.

La Iglesia oficialista ha saludado el acuerdo del Vaticano con el Estado. Responde a “un profundo amor a la madre patria” y permitirá a los católicos chinos “perseverar en un camino adaptado a la sociedad socialista, bajo el liderazgo del Partido Comunista Chino”, dijo la Iglesia Patriótica en un comunicado. 

Según el South China Morning Post, la Asociación Católica Patriótica de China –la organización que está detrás de la iglesia fiel al Estado– quiere seguir funcionando de manera independiente respecto de la autoridad del Vaticano.

Concluye así el largo conflicto entre el Partido Comunista y el Vaticano por la falta de libertad religiosa en China. 

Está por ver si también acaba la persecución a los católicos, que tantas vidas humanas ha costado, o bien, adopta formas más sutiles y disimuladas de violencia. 

Ojalá a los cristianos de China no les falten nunca la oración y el compromiso activo de la Iglesia con su libertad.

Fuente: ACTUALL

Nuestra Opinión


No nos caben dudas que este acuerdo con China, traerá renovadas críticas a S.S. el Papa Franciso.

Por irritante que nos pueda parecer, están detrás más de 12 millones de hermanos que quieren vivir el Evangelio. Nunca ha sido mejor la explicación: "No es política sino pastoral"

Por otra parte, conviene 'abrir el paraguas' para las inminentes batallas verbales que se nos avecinan. Nosotros (y los demás laicos) debemos tener confianza en el Fundador y esperanza absoluta en su elección para el comando de la Iglesia en este mundo. Simplemente, por que todas las cuestiones deben subordinarse a los distintos apostolados concretos.

El Papa, para las cosas del Papa. Los demás Obispos, para las cosas de los Obispos y, finalmente, los laicos, para las cosas de los laicos.

Somos conscientes, sin embargo, que no toda la Iglesia China se encuentra de acuerdo con este convenio que, suponemos, se encontrará condicionado a que termine la persecusión a los católicos.

El acuerdo, en definiiva, es firmado con una nación como cualquier otra, creyente o atea -si se permiten los calificativos-, con mayorías budistas, musulmanas o católicas. Cuestiones ideológicas al margen, nos queda la sensación que se ha logrado el reconocimiento del Vaticano y de su importancia en el concierto internacional. 

Este acuerdo trae un poco de esperanza para los católicos chinos quienes, muy posiblemente, no serán perseguidos por el régimen maoista chino. Esperemos que, por la Gracia del Altísimo, sea ésta su Voluntad.


Por: Ferreyra Viramonte Luis Fernando
lffv@yahoo.com.ar

Dejá tu comentario