Denuncian la situación de los cristianos en China

Sociedad Miércoles 8 de Noviembre de 2017

0_fieleschinos.jpg
Creyentes chinos

El 27 de octubre se celebró el día de la libertad religiosa. Con ese motivo la Asociación Enraizados pidió que se tome conciencia de las graves vulneraciones de este derecho en China ya que actualmente dos obispos están privados de la libertad por el régimen y muchos fieles sufren represión por sus creencias.

La Asociación Enraizados aseguró en un comunicado que “en China, uno de los países más poderosos del mundo, sigue sin existir la libertad religiosa y los fieles cada vez están más vigilados y perseguidos”. Indicó que en este país se permiten solo cinco creencias: budistas, taoístas, musulmanes, católicos y protestantes; pero otras, como los cristianos ortodoxos, están prohibidas. 
Sin embargo, aclaró que las religiones permitidas cuentan con “asociaciones patrióticas” que son fuertemente vigiladas por el gobierno. “Si no se está dentro de estos grupos oficiales, son creyentes clandestinos, que son perseguidos abiertamente”, aseguran desde Enraizados. 
José Castro Velarde, presidente de la Asociación Enraizados, aseguró que “España y Europa no pueden mirar permanentemente para otro lado ante la falta de libertad religiosa en China. Cuando se realizan acuerdos comerciales con este poderoso país, se obvian los ataques a los derechos humanos y la falta de libertades, como la libertad religiosa”
“Por ello, pedimos a España, a la Unión Europea y a los organismos internacionales que hagan un esfuerzo diplomático y apliquen medidas a China para que mejore la libertad religiosa en el país”, insistió Castro Velarde. 
“Mientras tanto, muchos creyentes están sufriendo”, aseguró el presidente de la asociación y subrayó que el estado de la libertad religiosa y de conciencia es la medida para el resto de derechos, ya que “incumbe a lo más intrínseco de la persona, es decir, sus creencias”
Como es el caso de al menos dos obispos de la Iglesia Católica que están privados de libertad. 
Son monseñor Tadeo Ma Daqin, obispo de Shanghai, en arresto domiciliario desde su ordenación en julio de 2012, y monseñor Pietro Shao Zhumin, obispo coadjutor de la diócesis de Wenzhou, que se cree que está bajo vigilancia policial, junto con otros dos sacerdotes, desde mayo de este año. 
Desde Enraizados denuncian que “la policía china ha demolido además numerosas cruces y registra templos católicos y protestantes constantemente”. 
“El presidente Xi Yinping, que ya es llamado 'el Mao del siglo XXI', ha implantado la 'chinización' de las religiones y la 'independencia de la influencia extranjera y la sumisión al Partido Comunista' de éstas desde la entrada en vigor en 2015 de la Ley de Seguridad Nacional. En septiembre de este año, estas reglas fueron endurecidas”, explican. 
La Asociación Enraizados pidió en numerosas ocasiones al Gobierno de España, a la Unión Europea y a Naciones Unidas que medien y pidan la libertad de los cristianos privados de libertad.+ 

Fuente: AICA

Dejá tu comentario