ACERCA DE LA IDEA DE UN PAPADO FALLIDO

Editoriales Sábado 23 de Marzo de 2019

13_portada-de-vaticaninsider.jpg
Portada de La Stampa

Esta es una nota en contestación al artículo publicado en www.ateneo-estudiosnacionales.blogspot.com/2019/03/papado-fallido.html (Blog Azul y Blanco), dirigido por Mario Meneghini (cuya lectura no recomendamos por buena, sino para que se entienda ésta); y que analiza una nota aparecida en la revista Vatican Insider, perteneciente al periódico La Stampa, supuestamente un medio oficioso del Vaticano.

Autor: Dr. LUIS FERREYRA VIRAMONTE, laico - Director

Todas las afirmaciones del comienzo de la nota, no pasan de ser apreciaciones subjetivas, que tienen sólo el valor de una opinión que apareja una gran confusión entre los fieles católicos de todo el mundo.

No se puede probar objetivamente que La Stampa o Vatican Insider sean “francisquistas” (como la califica); ni que siquiera que exista un llamado “francisquismo”. La nota sigue alimentando el ataque injusto contra el Representante de Cristo en la tierra, que iniciara la masonería desde su fundación (1717) y que se replica con toda su fuerza en la actualidad. ¿Porqué será? Posiblemente, como refiere la nota pero en otro sentido: por que estamos viviendo la ‘gran apostasía’ indicativa del final de una época.

Creemos que es el error permanente de analizar las conductas del Papa Francisco, de acuerdo a determinadas ideologías políticas o sectarismos materialistas. De esa forma, se tergiversa la realidad y se induce al error, pues el análisis se efectúa desde la posición ideológica-partidista-sectario de su autor.

Nos parece que debe darse a cada cosa su lugar. Pero, partiendo desde la religión, la dimensión de la relación con la política, resulta totalmente inversa: No es que el Papa sea “peronista de izquierda”, sino más bien que el “peronismo” se encuentra basado en la Doctrina Social de la Iglesia, iniciada con la Rerum Novarum del augusto Pontífice León XIII (el mismo que condena magistralmente a la masonería en su Encíclica Humanum Genum). Conocemos que Mario Meneghini ha impartido cursos sobre Doctrina Social de la Iglesia y de allí nuestra extrañeza por el contenido de la nota.

Dice la nota que “ambos –la revista y el periodista- han comenzado a reconocer que el papado de Francisco ha fracasado… Basta ver la plaza de San Pedro casi vacía durante las audiencias de los miércoles.” Es decir que Valente y Meneghini, consideran fracasado al Papa Francisco por una cuestión de conteo de asistentes a la Plaza de San Pedro ‘durante la audiencia de los miércoles’ (la foto los desmiente), pues ello nada tiene que ver con la calidad de las enseñanzas que imparte en las catequesis. Por otra parte, se olvida de contar los MILLONES de ‘asistentes’ virtuales en todo el mundo, a través de la radio y televisión. ¿Cual es el número de asistentes para considerarlo 'exitoso'?

Es que no puede aplicarse la concepción de la famosa ‘democracia’ (‘mayorías’ o ‘minorías’) para legitimar la calificación de 'gestión' fallida la del Papa Francisco. Realmente un infantilismo que no tiene fundamentos serios y comprobables.

Realmente causa indignación el subjetivismo malsano del ‘opinólogo’ que, utilizando la famosa herramienta de cambiar los tiempos de los verbos y mezclar los sustantivos, se atreve a perfilar una ‘verdad’ que no es tal, objetivamente, elevándose así a la categoría de 'profeta' indiscutible.

No es cierto, como dice, que el Papa Francisco esté pensando en ser aplaudido por el mundo, como hacen los políticos. Sobradas muestras ha dado, lo que dolosamente esconde este aparentemente prestigioso periodista.

Se olvida de las críticas a la mafia italiana, a la corrupción política, al hedonismo, al consumismo, a la masonería, al liberalismo, etc. Se olvida, también, del Año Santo de la Misericordia y, especialmente, del MILLÓN de jóvenes que se congregó en Río de Janeiro. Los efectos, pueden verse en la Adoración al Santísimo de semejante e irrepetible cantidad de juventud reunida en un mismo lugar, y que su silencio y concentración, permitía oír el ruido de las olas del mar. ¡Que olvidadizos! ¡Penosamente olvidadizos diría yo!

Un sínodo bochornoso e inservible

Pero también es bochornoso que trate de famoso e inservible el Sínodo convocado en Febrero por los abusos a menores, a la cual tratan de ‘cumbre’. Parece que no es tan sabiondo con relación a las cosas de la Iglesia.

Es curioso cómo los infiltrados ofenden descaradamente a la Iglesia y al Papa, buscando demoler sus prestigios o ascendientes sobre las personas de todo el mundo. Un verdadero católico nunca se daría ese lujo, pues sabe que Francisco es el símbolo de la unidad de los cristianos (en el amplio sentido de la palabra) y la esperanza de un cambio real en el alma de las personas.

Desde mi punto de vista, que estimo de igual jerarquía que el de Meneghini, me parece que el Papa Francisco es un Gran Vicario y brillante político, que ha sabido pegarle a los enemigos de la Iglesia, en el centro de sus negros corazones… y por eso tanta inquina y tantas palabras ofensivas.

Por que sabe, con claridad meridiana, que el peor castigo para ellos, es hablarle a la gente de los sacrificios personales (que incluyen un límite al consumismo), dar misericordia a los necesitados (declaró un Año Santo) y a los más pobres y, sobre todo, hablar de Dios como un Padre Bueno que entregó a su Hijo para que pudiéramos salvarnos.

Supina ignorancia

Solamente un ignorante –ampliamente ignorante- en las cuestiones eclesiales, puede asegurar que los Papas tienen –como los políticos de la política corrupta- un ‘programa’ de Gobierno y que no ‘sabía que hacer’ cuando llegó a la máxima jerarquía dentro de nuestra Iglesia.

El Papa no es perfecto. No hace falta demasiada sapiencia para darse cuenta que es humano y, por lo tanto pecador como nosotros. El problema de Meneghini es, por el contrario, que cree que conoce mejor a Francisco mejor que él mismo y puede pontificar sobre él, valga la parodia. Dice que lo fagocita un ansia de poder pecaminosa, pero no pasa de ser una mediocre y maldiciente apreciación subjetiva, de una persona que también está convencido de que es un gran erudito y preclaro político. Es la soberbia que exudan muchos hermanos tres puntos.

Muy por el contrario a este criterio, existen millones de católicos en el mundo que miran a Francisco de una manera totalmente distinta, sabiendo que él es sólo un representante del Cristo adorado, a quien trata de imitar. Bergoglio siempre supo el alcance de las palabras de Nuestro Señor cuando dijo:Te doy gracias, Padre, Señor de cielo y tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos, y se las has revelado a la gente sencilla. Sí, Padre, así te ha parecido mejor. Todo me lo ha entregado mi Padre, y nadie conoce al Hijo más que el Padre, y nadie conoce al Padre sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar. (Mt 11,25-27)

Todos estos ‘sabios y entendidos’, además, se manifiestan presuntuosos y llenos de sentencias que consideran verdaderos dogmas, lo mismo de lo que nos acusan a los católicos.

Las fuentes que cita Meneghini, realmente no resultan confiables. Diego Genoud (autor de un libro sobre Bergoglio), es periodista del Diario La Nación, que todos sabemos fue fundado por el gran maestre de la masonería Bartolomé Mitre; y continuado por su descendencia. No es un observador objetivo que pueda citarse para demostrar que el Papa haya ‘fallado’ en su Misión Apostólica (por que no entiende nada de eso) o sea un ‘fracaso’ que engañó a todos.

Sólo cito, para terminar, las enormes contradicciones de la nota en cuestión: Por un lado trata al Sínodo de Obispos sobre abusos sexuales (o ‘cumbre’ como despectivamente lo llama) de famosa e inservible”; y por el otro, dos o tres párrafos más abajo, dice incomprensiblemente que el Papa Francisco, que fue el que convocó al Sínodo de Obispos de todo el mundo, “que no hizo nada”. O es ignorante o sólo quiere denostar al Papa.

Como yo, habría que preguntarse ¿por qué tanto ataque? Lo mismo que cuando nos preguntamos sobre la masonería, los iluminati o el nuevo orden mundial. La primera respuesta que surge es: “por sus frutos los conocerán” (Mt. 7, 20); la que habría que complementar con otro aviso de Nuestro Señor: “Tengan cuidado de los falsos profetas” (Mt. 7, 15)

Una última reflexión personal: los distintos movimientos nacionalistas de Nuestra Patria, se encuentran totalmente infiltrados por las sectas secretas que responden a las grandes logias de Inglaterra y EEUU; y por ello, saltan iglesias ‘tradicionalistas’ que apuntan a descabezar a la verdadera Iglesia de Cristo. Es una espina clavada en sus oscuros designios y que no los deja apoderarse, finalmente, de la Creación, para sumirnos en las tinieblas de la desesperanza y la increencia.

 

Autor: Dr. LUIS FERREYRA VIRAMONTE, laico - Director

Comentarios

Mario Meneghini
Domingo 24 de Marzo de 2019

Estimado Luis: el artículo que comentas en tu periódico, no fue publicado en mi blog “Foro Azul y Blanco”, sino en el blog “Ateneo de Estudios Nacionales”, con la etiqueta opiniones. No se trata de un panfleto (anónimo) sino de un artículo firmado por Gianni Valente, periodista italiano, y el contenido es la opinión de su autor. Como es de tu conocimiento, el Papa sólo es infalible cuando se expresa “desde la Cátedra”; cosa que ocurrió sólo en dos oportunidades en los dos últimos dos siglos. Sobre toda otra cuestión de la gestión del Sumo Pontífice, los laicos estamos autorizados por el Código de Derecho Canónico a manifestar nuestra opinión, discrepando con decisiones o actitudes, guardando el debido respeto. En este caso, lo único que hice fue difundir el artículo para su análisis, sin emitir ningún comentario. No me considero un "gran erudito y preclaro político", como has escrito; simplemente me preocupa la grave situación de nuestra Iglesia, que también aflige a eminentes teólogos y varios cardenales que se han expedido en los últimos años.

Respuesta enivada el Domingo 24 de Marzo de 2019

Hermano: Todos los católicos tenemos no sólo el derecho sino la obligación de manifestar nuestra opinión; pero también tenemos la obligación, con relación al Santo Padre, de respetarlo profundamente. Rige, para todos, la corrección fraterna (mandada por el Señor) que indica que debemos corregir al otro individualmente (personalmente o por carta), luego dos y recién hacerlo público. Con el Papa Francisco, sin embargo, se toma el camino inverso y esto para nada ayuda a la Unidad de la Santa Iglesia. La gravedad está no sólo en la Iglesia, sino en todo el mundo. No se puede analizar públicamente la conducta del Papa desde un punto de vista personal y político, pues el Santo Padre, a partir de su Oficio, tiene una óptica absolutamente distinta. Creo que -habiendo tantos temas tan críticos- haces mal en reproducir una nota basada en ideologías y convicciones personales, que nada tienen que ver con la realidad de las cosas. Creo, también, que sí has colocado ideas propias en el blog. Todos los teólogos y todos los cardenales, no resultan suficientes para desmerecer al Vicario de Cristo. Existe, evidentemente, una segunda intención que lejos está de seguir al Salvador.

Dejá tu comentario